20 mayo 2007

LA ESPERA

Las palabras esperaban nacer en fiebre desde los cuencos, cascos de caballos, que arremeten velozmente sobre la gramilla santificada de estos campos.
Con ojos niños resiste la fábula, encendiendo fogatas para incendiar de alcoholes su primer instinto, y callar entonces…
Para correr, para jugar, para huir y dejar atrás la toldería del mundo, y su olvido.

Aquí hay un pacto encontrado, un tiempo después…
Con este filo que suele tener el silencio absoluto que amenaza el borde preciso de mi labio hasta sangrarlo y unos dedos que inventan cuerdas sobre una guitarra en el medio de la noche.

Aquí entonces, hay un anuncio de tiempo que transcurre… el río prosigue entonces su marcha con cierto permiso descomunal que le ofrece mi mano, creadora de este juego, de este milagro.

En una calma, un pájaro negro sobrevuela la osamenta de un pensamiento, que puede ser el mío, atrapado por el tiempo, diseminado en venganza es una bandada repentina de diminutas aves envenenadas que van a marcar lo delicado de mi cuerpo, distraído…

Y entonces todo vuelve a estar detenido…

Solo el tiempo prepotente sigue corriendo, con su muerte, con sus pájaros negros, con su entierro a cuestas.

Y ahí en el amanecer tus ojos, en ese parpadeo de la espera, en ese brillo final de las estrellas de la mañana de mayo, en este beso tibio por el que habla mi boca y besa tus pasos… y esta sensación de estar y no estar en ningún lado… si tú no estás
Si ya no vuelves
Si ya no vuelas
Si ya no sueñas
Si no respiras, amor, para siempre conmigo.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Ese rio sigue corriendo libre con el cuidado de tus manos que muchas veces deja de cuidarlo para dejarlo expresar y afrontar al sobrevuelo intimidador del pajaro negro y su saña, todo en medio de un tiempo sin tiempo y envuelto en un pacto eterno entre dos almas que buscan lo mismo; un pacto sublime, atemporal, inmerso en la constante espera de que vuelva, para que todo vuelva a manifestarse en el sentimiento mas claro y profundo, y a la vez eterno.
Muy bueno loco, me gustó, podes seguir...te veo con futuro en esto.
Cuando puedas pegate uan vueltita por el mio.
Un abrazo, y que la inspiracion no decaiga.
Gracias por las palabras y su buen uso.
Alejandro.-

1:39 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Desde la espera detenida por el temblor de esas manos que no pueden callar es que el tiempo se vuelve infinito y loco...

5:58 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

gustavo somos dos fieles admiradoras en silencio de hace varios años,y estos poemas con fotos nos encantan;sos una gran compañia para nuestras noches,besoss y queremos mas fotos tuyas...

3:13 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal