17 enero 2008

CACERÍA



Solo mis pasos sobre mis pasos en esta ciudad de cacería, y éste disparo en la noche que enciende once campanadas e invita a despertar a los cuervos que hace un siglo anidan en esa altura.
Y nada es casual, derramado sobre un cielo de tormenta es letal el rayo de lo cuerdo, y con esto el pueblo se duerme.
Y entonces habito la noche vacía y narro par conectarte, para que al despertar no habites de nuevo ese vacío, que ahora es tarea de mi palabra llenarla, la que sale de mi boca besar tu encuentro.
¿O cómo crees que existe mi poesía?

Si no es con las pruebas de las presas degolladas de las horas, con la certeza tibia de la sangre, con el sueño que ronda tu ventana.
Sin entender mujer, habitaras los días de mi olvido, los siglos de mis esperas, y este absurdo capricho de mi cacería por los otros, porque en esta noche de ciudad vacía he matado a mi animal antes de que en el amanecer él lo hiciera conmigo, y con esto sobra para alimentar en la mañana al resto de los mortales que hoy leen mi poesía.

1 Comentarios:

Anonymous gaby bruch dijo...

temo que se me haga un hábito leerte, necesito tu poesía, como mi cuerpo al agua. una vez hallada, qué hacer?
narrarás, es decir, escribirás en prosa, pero sos un poeta, eso nadie lo elige...y no siempre es maravilloso, se cruza con lo siniestro

10:45 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal